miércoles, 20 de marzo de 2013

DESCUBRIENDO EL PSOAS DEL PIE


Al hablar del psoas del pie nos estamos refiriendo al tibial posterior, el cual ayuda a que éste se eleve. Su origen radica en la tibia, el, peroné y en la membrana existente entre estos dos huesos (membrana interósea).Pasa por debajo del hueso interno del tobillo y se inserta en los huesos tarsianos, exceptuando el astrágalo. Es un inversor muy potente del pie y puede flexionar plantarmente el pie y el tobillo y mantiene un arco fuerte.
Junto con el peroneo largo y el tibial anterior forma una honda semejante a una red que une los huesos tarsianos y los eleva hacia la parte baja de la pierna. Cuando el tibial, es frágil  el pie del bailarín rueda hacia la punta interna y ocasiona elevar el talón y al equilibrarse sobre el pulpejo resulta un tanto difícil.

La destreza del tibial posterior para elevar el pie es importante en acciones que requieren un descenso suave del peso corporal. Si tenemos un tibial frágil, el cuerpo no tendrá la suficiente amortiguación cuando aterricemos de un salto.

Ejercicio:

1º.- Toca la espinilla por su lado interno y siente su afilado acabado. Detrás de ella, notarás el tibial posterior cuando inviertas y flexiones plantarmente el pie. Esta acción afecta todo el pie (supinación)
.- Cuando practiques la supinación, no evites el movimiento en forma de hoz que resulta tan desagradable estéticamente, porque si haces una dorsiflexión tendrás que emplear el tibial anterior, y lo que nos interesa en este momento es ejercitar el posterior.
.- Cuando desciendas en posición de relevé, imagina el tibial posterior alargándose gradualmente.







Nota.- Ejercicio extraído del libro de Erick Franklin "Acondicionamiento Físico"

No hay comentarios:

Publicar un comentario