jueves, 21 de junio de 2012

LA IMPORTANCIA DE UN BUEN CALENTAMIENTO

Si comenzamos una clase, ensayo o sesión de entrenamiento de forma gradual los sistemas corporales tendrán tiempo de adaptarse. Un buen calentamiento debería incluir algunos movimientos corporales grandes, ligeramente aeróbicos.Los ejercicios beneficiosos de un buen calentamiento son aquellos que aumentan las pulsaciones gradualmente, calientan y lubrican las articulaciones para hacerlas más fluidas.
Vamos a poner un ejemplo, imaginemonos que vamos a comenzar una clase y esperamos comenzar con la habitual serie de estiramientos de isquiotibiales con la que siempre comenzamos, pero el profesor prefiere comenzar la clase con un calentamiento corriendo en circulo o también llamado jumping jacks; este es un modo directo de acelerar la respiración e incrementar el flujo de sangre y aumentar asimismo la temperatura de los tejidos, despertarse y estar vivo.
Si el calentamiento no incluye movimientos similares a los que se van a realizar en la clase, el bailarín no realizará un calentamiento adecuado para ello.Si el calentamiento se acerca a los pasos de danza, el bailarín sentirá los movimientos de danza más rápidamente. Voliantis y cols (2.001) sugieren que  en el deporte se debería dividir en tres fases el calentamiento :

1º.- Fisiológica . - dejar el cuerpo a punto
2º.- Psicofisiológica .- obtener un sentimiento
3º.- Psicológica.- preparar la mente


La forma de poder obtener una sensación, es prestarte atención cada día, observar tu cuerpo y sus reacciones.Los bailarines deberían utilizar su atención y saber adaptarla según los requerimientos de su cuerpo. Un ejemplo; si la articulación de la cadera se siente con mayor rigidez que en días anteriores, deberías pasar más tiempo calentando esa área. Empezar el calentamiento con la parte mental, sintonizando el cuerpo y examinando las áreas tensas que puedan requerir algo de coordinación extra, nos sería de ayuda para lograr nuestro objetivo.
Recientemente se han realizado estudios donde se ha demostrado que el grado de mayor flexibilidad se obtiene mediante la combinación de estiramientos suaves con actividades que eleven la temperatura del cuerpo; de este modo las articulaciones y la musculatura se encuentran más dóciles y moldeables a nuestro trabajo.
Hay que tener cuidado en este aspecto cuando trabajamos con niños, pues al tener tanta energía y estar en constante movimiento consideramos que ya han calentado, pero no es un calentamiento adecuado y puede ocasionar un sobreestiramiento muscular en medio de una secuencia de movimientos. Por ello, hay que inculcar desde edades tempranas y siempre a través del juego, la realización de un calentamiento, previo a una clase de danza, ya sea ballet, español, contemporáneo, moderno, jazz.....así se evitaran en un futuro bastantes lesiones y podrán sacar mayor partido a su cuerpo.

Daniel Nagrin (coreógrafo y profesor nacido en Nueva York en 1917), destacó los siguiente puntos de calentamiento en uno de sus libros - La danza y la imagen específica - :

1º.- Los primeros estiramientos son para despertar los músculos, no para aumentar la flexibilidad
2º.- Practicar los ejercicios de calentamiento de manera que vayan de lentos a rápidos y de simples a complejos.
3º.- Limita el número de grand pliés y mantenlos bien controlados cuando los realices
4º.- Introduce los saltos al final de la secuencia de ejercicios, y haz los pequeños saltos antes que los grandes.



De igual forma que no es recomendable efectuar un ejercicio de repente, también es peligroso parar un ejercicio de forma brusca. Es curioso, y me incluyo en el grupo, como observando a alumnos y bailarines,
después de finalizar una clase o una actuación o ensayo, efectuamos un cambio brusco de actividad o movimiento, es decir, de la máxima actividad a la calma total y en ocasiones reposo. Este cambio repentino provoca que la sangre vaya hacia las extremidades inferiores y el corazón y todos los sistemas del cuerpo ralenticen rápidamente. Asimismo los productos de desecho acumulados por el músculo en el ejercicio no son facilmente eliminados por los tejidos si no hay una fase de enfriamiento y como resultado los músculos se encuentran más rígidos y tirantes y hay menor resistencia general el día siguiente..

La reducción de la intensidad de una forma conveniente puede consistir en efectuar algunos movimientos aprendidos en la clase pero de una forma más ligera, relajando como mínimo durante 5 minutos. Una vez el cuerpo se ha relajado, realizar ligeros estiramientos, centrándose en los músculos principales.Los bailarines deberían de prestar más atención a conocer las necesidades de sus músculos en una sesión de estiramiento y así conocer de igual forma los estiramientos adecuados a su estructura corporal.
No es aconsejables estiramientos de gran intensidad después de una clase, pues los músculos precisan de tiempo para recuperarse después del ejercicio previo, espera un tiempo prudencial que se considera o lo consideraremos etapa de enfriamiento para comenzarlos. En esta etapa de enfriamiento la puedes utilizar como una breve sesión de reposo constructivo en la cual puedes fijar los nuevos sentimientos y técnicas que has trabajado o que has experimentado en la clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario