martes, 22 de mayo de 2012

EL ACONDICIONAMIENTO CORPORAL PARA EL ARTISTA - Método Franklin -

A pesar de la gran variedad de clases y de horas que necesita un bailarín para su formación y entrenamiento, no es suficiente para un acondicionamiento corporal completo, pues no sólo con el entrenamiento de la fuerza y la flexibilidad podemos cubrir su preparación, pues se precisa alcanzar también un gran desarrollo del sentido del equilibrio, el tiempo, el ritmo y la orientación en el espacio, así como también un buen nivel de forma cardiovascular.
El ejercicio intenso realizado en menos de 1 minuto se denomina anaeróbico. Correr, nadar, o cualquier otro ejercicio continuo que se realice e incremente la actividad cardiaca y pulmonar durante unos minutos se llama aeróbico. Estas definiciones y aclaraciones viene al hecho de que el entrenamiento de la danza es por naturaleza de carácter anaeróbico, y por sí sola no ofrece los beneficios cardiorrespiratorios de un entrenamiento aeróbico. Sin embargo, es aconsejable realizar algunos ejercicios aeróbicos dentro de las series de acondicionamiento y en el calentamiento sin realizar un entrenamiento cruzado.Estar anaeróbicamente preparado te da más resistencia mental y física durante una actuación o un ensayo largo.
A esto añadir la gran importancia y gran interés por la relación mente y cuerpo, fundamental en el desarrollo físico-muscular.
¿Qué significado tiene incorporar los principios cuerpo-mente en el entrenamiento diario de un bailarín?
A continuación pasamos a enumerar los principios que permiten a la mente conectar con los movimientos corporales y la preparación, lo que hace más efectivo el entrenamiento.

1º.- Cada ejercicio afectará al cuerpo entero, no sólo al músculo que se esté entrenando en ese preciso momento. Cuando detectes y sientas los cambios que un ejercicio tiene sobre el cuerpo entero, el entrenamiento será más efectivo.

2º.- Todos los elementos del acondicionamiento - equilibrio, alineación, flexibilidad, resitencia cardiorrespiratoria..- están interrelacionados. Tan sólo cambia un sólo elementos y éste afectará de igual forma a todos los demás; es decir, un solo cambio en una articulación y éste afectará a las demás articulaciones.

3º.- Tu estado mental influye en los efectos de un ejercicio mientras entrenas. El mismo ejercicio realizado con una atención distinta tiene un efecto diferente sobre el cuerpo. Si por ejemplo, mientras realizas los ejercicios de estiramiento tu mente está distraida preocupándose por la próxima audición, ello hará que te sea difícil relajarte lo suficiente para que el estiramiento sea completo y tu mente se conecte con tu cuerpo y puedes sentir ese estiramiento, como la musculatura se vas destensando y alargando cada vez más.

4º.- La presencia mental y la concentración son un sólido fundamento del entrenamiento mente-cuerpo. Estar presente y consciente de los movimientos significa sentir cambios en las experiencias momento a momento, en la forma y en la dinámica, en cada parte del cuerpo durante el ejercicio. Tu deseo de estar presente mentalmente en el entrenamiento te ayuda a crear un movimiento mucho más eficaz, porque mejoras tu concentración y atención por lo que aumentas la observación de los mecanismos de feedback sensorial y favoreces un buen control motor.

5º.- Las estructuras físicas con las que estás identificado influyen en el patrón de pensamiento. Cada pensamiento que cruza tu mente durante el ejercicio se convierte en parte de tu entrenamiento mental, por lo que cada uno de tus pensamientos puede influir en el resultado final de tu ejercicio. Al realizar ejercicio se realiza un diálogo continuo entre nuestro cuerpo y nuestra mente y esta comunicación se puede manifestar a través de las sensaciones, el sentimiento o la imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario