jueves, 7 de junio de 2012

CONCEPTO DE ACONDICIONAMIENTO - Terminología II -

ACCIONES DE EQUILIBRIO EXCÉNTRICO Y CONCÉNTRICO

En muchas ocasiones, a muchos bailarines a pesar de haber entrenado durante muchos años les falta fuerza en ciertos grupos musculares y por contra otros grupos musculares se ven sobreentrenados.Un ejemplo claro es el trabajo en puntas dentro de la danza clásica; los músculos que participan en la acción se encuentran fuertes pero los opuestos están abandonados y débiles en cierto grado. A pesar de la inversión y la eversión del pie, los músculos responsables de ellos no se encuentran bien fortalecidos pues no se suelen entrenar en una clase de danza y pueden lesionarse cuando el coreógrafo cambia pasos en una coreografía donde sí requiera el uso de esos músculos que no se han reforzado, pues el cuerpo se siente seguro y domina el repertorio previamente marcado y trabajado pero no el inesperado cambio de ritmo o movimientos que el coreógrafo pueda marcar; es por ello que para mejor los efectos de los entrenamientos es recomendable la mezcla de un entrenamiento excéntrico (alargando) y concéntrico ( acortando). Un músculo puede producir más fuerza en una contracción excéntrica por lo que al aumentar este entrenamiento beneficia la flexibilidad en los bailarines siempre y cuando esta acción se realice lentamente sin realizar demasiadas contracciones excéntricas consecutivas.
Una de las mejores maneras de aumentar el trabajo excéntrico mientras se alcanza un buen equilibrio de acción concéntrica es tomarse más tiempo para la fase de alargamiento que para la fase de acortamiento de un ejercicio


EL PRINCIPIO DE PERIODIZACIÓN

Para asegurarse un avance y progreso en el entrenamiento es importante desarrollar un programa entorno a un sistema constituido en tres fases las cuales permitan una progresión gradual de sobrecarga mezclada con periodos de reposo con lo que el cuerpo se pueda regenerar tanto física como mentalmente; este principio de conoce como periodización.

1º.- Comenzamos en la FASE PREPARATORIA, donde se debe de realizar ejercicios de baja resistencia y únicamente estiramientos ligeros. Esta fase puede durar entre dos y cuatro semanas. Ideal para tonificar el cuerpo y mejorar el alineamiento y fuerza mental.

2º.- Entre la tercera y quinta semana se encuentra la FASE DE DESARROLLO, se debe de incrementar de forma paulatina la resistencia y el número de repeticiones de cada ejercicio.

3.- Correspondería la FASE DE MANTENIMIENTO, mantener lo que se ha logrado hasta ese momento, la duración de la misma va a depender de la actividad que se tenga como bailarín; es decir, si se trata d eun bailarín profesional de una compañía, la fase de mantenimiento debe de durar lo que dure su temporada de actuaciones, en cambio si estamos tratando a un estudiante de danza debería de durar lo que su curso tenga de duración.


Cada una de las fases anteriormente descritas incluyen periodos de reposo.Si no nos podemos permitir periodos de descanso los beneficios del entrenamiento disminuirán o en ocasiones hasta se pueden invertir en nuestro perjuicio debido a que el cuerpo se sobreentrena.
Para recuperarnos, con un descanso de dos o tres semanas es suficiente y es bueno pues se llega al entrenamiento con una  nueva visión de la propia técnica de danza y energías renovadas.

Las clases intensas y los ensayos extensos pueden causar sobreentrenamiento, agotamiento e incluso depresión si no se equilibra con reposo y sueño adecuado. Un bailarín que se encuentra en una situación de sobreentrenamiento tarda mucho más tiempo en reconstruir su fuerza y la resistencia que cuando la recuperación y los periodos de descanso forman parte regular en su entrenamiento.

Se puede aumentar y mejorar la técnica si durante uno o dos días a la semana se realiza una actividad física distinta, para que reposen los músculos que más se entrenan en la danza. Una actividad idónea para ello es nadar. En los periodos de reposo contructivo se emplean imágenes para relajar la respiración y la tensión y reorganizar los m´suculos, lo que facilita la utilización de menos energía durante las clases, ensayos y actuaciones.