miércoles, 16 de mayo de 2012

ACONDICIONAMIENTO CUERPO/MENTE - Método Franklin -

Me gusta como aborda el método Franklin el acondicionamiento físico del bailarín porque a través de sencillos ejercicios crea las habilidades dancisticas que un bailarín debe tener para toda la vida, pues ofrecen potencia sin dañar el cuerpo dándole el papel principal a la inteligencia corporal para el desarrollo de las mismas.Muchas veces por el estrés de las clases, los ensayos y las giras, los bailarines adoptamos posiciones que en un principio nos parecen muy cómodas pero que en esencia es un modo ineficaz de ejecutar el movimiento y ello nos va a repercutir en un futuro en posibles lesiones posturales.

Vamos a poner un ejemplo para entender lo que anteriormente expongo:
.."Cuando Eric Franklin enseñaba en la Escuela de Ballet de la Ópera de Zurich, estuvo ayudando a una de las bailarinas con la realización de las piruetas.El problema que tenía la bailarina es que a pesar de que tenía mucha seguridad en la ejecución de las piruetas (podía realizar tres y cuatro piruetas), su cabeza se inclinaba ligeramente hacia un lado y su pelvis se caía hacia delante al final de los giros.
Tras recomedarle ciertas observaciones, seguía teniendo el mismo problema.
Esos alineamientos erróneos estaban encasillados dentro de sus patrones de movimiento, por lo que el simple hecho de ser consciente de ellos no la iba a ayudar a hacer unas piruetas perfectas.
La bailarina le pregunto a Eric qué era lo que debía de hacer para girar mejor, a lo que Eric le recomendó que aunque necesitaba una fuerza adicional, sólo con eso no mejoraría la ejecución, debería reaprender el alineamiento de sus piruetas; pues los músculos se fortalecen según la coordinación con lo que los usemos, así pues, necesitamos descubrír una mejor coordinación antes de fortalecer las piruetas.

Para ayudar a esta bailarina a experimentar la conexión entre su fuerza y la coordinación, primero le pidió que realizará un movimiento simple, seguidamente le ofreció imágenes y habilidades de iniciación para mejorar la coordinación de su arabesque, y, después de unos pocos ejercicios, se sintió más fuerte: la pierna llegaba más arriba. La elevación de la pierna fue el resultado de una mejor coordinación, pero mantenerla en la misma posición en el contexto de un paso de danza difícil requería un acondicionamiento."...

Si un bailarín no puede ejecutar un paso y el maestro u director espeta que precisa más fuerza en la realización y que no es suficiente; lo que a simple vista parece una carencia de fuerza en los músculos individuales, en sí se trata de una técnica ineficaz, con un alineamiento pobre, desequilibrio, falta de flexibilidad o de movimientos de iniciación inapropiados.
Aunque se incremente la fuerza de los músculos individuales sin considerar la coordinación corporal no se podrá alcanzar una técnica mejor, pues al aumentar la fuerza en un cuerpo desalineado sólo se consigue fortalecer más aún esa desalineación.

Acondicionar a un bailarín es un ejercicio de cuerpo-mente, es necesario entrenar la fuerza, el equilibrio, la flexibilidad, el alineamiento y la visualización para conseguir con ello un equilibrio completo. Si el bailarín es capaz de romper con los movimientos que causan su desalineamiento y fortalecer los adecuados, reducirá su riesgo de lesión.

La flexibilidad y la fuerza por sí sola no hacen de un bailarín un artista; para mejorar un movimiento puede que un bailarín tan sólo necesita información sobre cómo coordinar las articulaciones y músculos con una nueva atención y una clara sensación física.Desarrollar  las habilidades físicas para crear una buena coordinación con la estructura corporal específica puede distraer al bailarín de la expresión artística. La técnica en sí no es la finalidad, no se sostiene por sí misma sin el sentimiento, emoción y expresión. El entrenamiento de la flexibilidad y la fuerza es solamente una parte de la habilidad en la ejecución. El entrenamiento debería realizarse en presencia d ela mente y el cuerpo para crear una ejecución inspirada que pueda dominar todos los pasos eficazmente y con facilidad.
Hay muchas personas que preparan su cuerpo separando las sensaciones del entrenamiento. Pongamos un ejemplo, si acudes a u8n gimnasio podrás observar que la gente mientras corre en la cinta está escuchando música o viendo la televisión sin mostrar mucho interés en percibir sus procesos corporales y sus reacciones ante el ejercicio. En tales casos, los procesos mentales y físicos se encuentran en dos parámetros diferentes, por lo que la mente y el cuerpo cada vez se encuentran más separados.
Cualquiera se puede beneficiar si la mente acompaña de la mano al cuerpo durante la práctica deportiva. En este caso, un bailarín precisa que cada ejercicio que realiza tenga un efecto sobre su cuerpo entero, no sólo sobre el músculo que  se está entrenando. Si se detectan y sienten los cambios que un ejercicio provoca en el cuerpo entero, puede lograrse un entrenamiento más efectivo.


Los puntos generales de acondicionamiento serían los siguientes:

1º.- Acostumbrarse a practicar mejor la realización de movimientos familiares. Entrena tus sentidos, informa a tu cuerpo sobre el correcto alineamiento y el movimiento, y encuentra constantemente caminos para mejorar la técnica.

2º.- Aprender a ser habilidoso utilizando las imágenes y la práctica mental. Visualizar y sentir en el cuerpo una nueva idea - una nueva imagen -  durante el entrenamiento.

3º.- Busca la ayuda de un profesor experimentado en danza o somática, alguien que no sólo sepa cómo bailar sino también cómo ayudar a tu cuerpo a bailar con más facilidad.

4º.- Observa tus patrones de pensamiento y piensa positivamente ¿Están tus pensamientos soportando tus metas como bailarín? No te hundas en tus miedos y ansiedades, tales miedos sólo infunde bloqueo y son la receta para el fracaso.
Utiliza imágenes y sensaciones de dónde quieres estar y de cómo quieres bailar; combinadas ambas con expectativas positivas. Busca en tus profesores ayuda para esta tarea.No esquives los problemas, busca las soluciones y pon tu mejor energía mental y física al servicio de tu mejor imagen como bailarín observando tu progreso.

5º.- Aumenta tu flexibilidad de forma equilibrada, descubriendo y utilizando nuevas vías distintas de estiramiento para mejorar la misma. Si se está realizando los estiramientos, asegúrate de que estás manteniendo la acción muscular equilibrada y de que lo estás ejecutando cuidadosamente.

6º.- Realiza series de ejercicios de fuerza con una estructura bien definida y que desarrollen los músculos en movimientos equilibrados aplicados específicamente a la danza. Piensa en el entrenamiento de la fuerza como pare complementaria de tu entrenamiento en danza.

7º.- Aprende la forma de mejorar el alineamiento sin aumentar la tensión. El alineamiento y la habilidad de la flexibilidad van unidos, si mejoras tu alineamiento tendrás una flexibilidad completa y un gran potencial de equilibrio.