miércoles, 5 de marzo de 2014

EL PLIÉ Y COMO REALIZAR UN PLIÉ CORRECTO


Cuando comenzamos un plié en primera posición, los pies deben adoptar un ángulo realista para que su apertura esté bien controlada en las caderas, con la pelvis y la columna neutras.La posición de la pelvis y la columna se mantiene sin cambios durante los demi-pliés y los grand-pliés; por lo que el  ángulo de la apertura de los pies tampoco debería de cambiar.

Durante la ejecución de los pliés la apertura de la cadera es mantenida por los 6 músculos rotadores externos profundos.Durante el descenso, la flexión de la cadera y la rodilla es controlada por la acción excéntrica del músculo cuadriceps, con cierta contribución de los abductores que controlan el descenso contra la gravedad. En los demi-pliés los talones deben de estar en contacto con el suelo  y el peso debe de estar distribuido sobre el centro de los mismos, de este modo se elimina tensión en los tobillos y las rótulas se encuentran alineadas con los segundos dedos de los pies.
En el descenso de los grand-plies los talones se elevan gradualmente cuando la tensión dorsal del tobillo alcanza el limite articular.
Para levantarse del plié se hace fuerza contra el suelo con los pies, devolviendo los talones al suelo, pero conservando el peso del cuerpo hacia delante sobre el centro del pie.










Se debe de tener cuidado con la alineación de pies y rodillas pues sobre todo al descender y adoptar la posición de  grand-plié es fácil dejar que los talones se desplacen hacia delante y rueden los pies provocando una rotación externa excesiva.

Al levantarte de un plié se debe de tener cuidado de mantener el peso sobre los pies, de lo contrario se apreciaría una tendencia a terminar con el peso demasiado atrás.

Otro fallo es esconder la pelvis debajo durante el descenso.La columna debe mantener su posición y su fuerza durante los movimientos dado que los demi-plies constituyen la base de la técnica clásica. El uso de los ports de bras no debe de interferir de ninguna forma en la alineación de la columna: la cabeza y los brazos se coordinan perfectamente con el movimiento.

Para mantener la correcta alineación durante el plié, es esencial que el bailarín perciba el contacto del suelo con los pies.La visualización al principio es la de levantar y crecer mientras el cuerpo desciende y al subir la de empujar contra el suelo para tener la sensación de que se eleva desde abajo.

El grand´plié se considera un ejercicio donde se fortalecen rodillas, caderas y columna vertebral pero de igual forma pone a prueba la coordinación y el equilibrio.
No obstante como todo ejercicio, si se ejecuta de forma incorrecta, su acción acumulada puede causar lesiones. El demi-plié y el fondu se usan prácticamente en casi todos los pasos de ballet, y , por lo cual, la alineación tiene vital importancia.








Hasta 1990 se estaba cuestionando si el grand-plie era un ejercicio seguro, pues por norma general se ha aceptado que mientras la rodilla esté correctamente alineada y sana -cuadriceps equilibrado, equilibrio entre los isquiotibiales y el cuadriceps y ausencia de tirantez en la cintilla iliotibial- se considera que el plié es un buen ejercicio. El riesgo es para los jóvenes en edad de crecimiento cuyo cuadriceps está tirante y cuyas rodillas duelen después del ejercicio; se aconseja realizar ejercicios de estiramientos para el cuadriceps y la cintilla iliotibial, suspensión de los grand-pliés y saltos de forma moderada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario