miércoles, 19 de septiembre de 2012

EJERCICIO PARA EXPERIMENTAR CON LA ALINEACIÓN


Al realizar este ejercicio hay que centrar la observación en los efectos de las fuerzas de equilibrio en la articulación de la cadera.

1º.- Fíjate en tu postura cuando estas de pie, en la sensación que percibes en esa postura ¿se inclina la pelvis hacia delante o hacia atrás? ¿cómo sientes la posición de la cabeza en relación con la columna y la pelvis?

2º.-Flexiónate para tocar el suelo, y nota lo lejos que puedes llegar y lo fácil que resulta el movimiento a los músculos de la pierna ¿qué altura puedes alcanzar con comodidad al elevar la pierna?

3º.- Visualiza la articulación derecha de la cadera.Observa la cabeza del fémur en su cavidad.Mientras elevas la otra pierna, la cabeza rota hacia atrás.Mientras bajas la pierna, la cabeza rota hacia delante en su cavidad.

4º.- Visualiza la rotación atrás y adelante de la cabeza en su cavidad varias veces, y después compara la facilidad de movimiento en la cavidad de la cadera entre las dos piernas.

5º.- Repite la visualización con la pierna izquierda

6º.- Ahora flexiona el tronco hacia delante desde la cadera - mantener la columna relativamente estirada -

7º.- Visualiza la cavidad de la cadera moviéndose por encima de la cabeza del fémur.Imagínatela deslizándose con facilidad.

8º.- Regresa arriba, y visualiza la cavidad deslizándose hacia atrás por encima de la cabeza del fémur. Repite este movimiento varias veces hasta que puedas visualizarlo con claridad.

9º.- Repite el mismo movimiento, pero ahora visualiza la cabeza rotando hacia atrás en relación con la cavidad mientras te flexionas hacia delante y la cabeza rota hacia delante en relación con la cavidad mientras regresas arriba. Repite esta visualización varias veces.

10º.- A medida que regresas a la posición de pie, nota si la cavidad de la cadera ha cambiado en algún sentido:

.- ¿Qué facilidad tienes para elevar la pierna?
.-¿Ha aumentado la flexibilidad de la cadera? Eleva la pierna, y observa si es más fácil realizar este movimiento.Haz un battement tendu y observa la facilidad de movimiento.
.- Fíjate si es más fácil tocar el suelo
.- Observa tu alineación pélvica y da un pequeño paseo para sentir si el movimiento de la pierna en la cavidad de la cadera es más eficaz.

11º.- Lo más probable es que descubrirás una mejora en la flexibilidad y en la facilidad de movimiento, como una sensación de alineación en la pelvis.Pero no obtendrás dichos beneficios si intentas mantener la alineación utilizando para ello una contracción.Haz una prueba, tensa los músculos abdominales y eleva la pierna; observarás que no la puedes elevar tan arriba y probablemente estarás tensando los hombros.

EQUILIBRAR LAS FUERZAS PARA MEJORAR EL ALINEAMIENTO


Si pretendemos levantar la pierna sin modificar la alineación de la columna, existen dos opciones:

1º.- Se pueden contraer los músculos abdominales, tensar la espalda y toda la musculatura para que así la espalda no se mueva; pero si contraemos los abdominales, se nos hará difícil respirar.
Contraer los abdominales es menos efectivo que activarlos con la estabilización de la columna.

2º.- Para equilibrar las fuerzas de la cadera te debes centrar en la parte que debe moverse para mantener el alineamiento en lugar de hacerlo en lo que debe permanecer estático.
La idea es que es preferible mantener el alineamiento mediante la acción equilibradora de las articulaciones y los músculos a que el movimiento cree una distorsión que deba corregirse a través de la tensión.

Se debe de tener presente que la aproximación al alineamiento debería centrarse en la economía de movimiento. Si te mueves con un alineamiento eficaz, el mínimo esfuerzo producirá un máximo grado de movimiento.