jueves, 20 de diciembre de 2012

TÉCNICA DE DANZA : LA POSTURA


El empleo general de los músculos se encamina a adoptar una postura y ubicación correcta del peso. El empleo correcto de los diferentes grupos musculares comienza por la cabeza y la cintura escapular, y engloba todos los grupo a partir del tronco y las piernas hasta los pies.
Sólo cuando los grupos musculares actúan correctamente y en equilibrio entre sí se consigue una postura y ubicación correcta del peso, y el bailarín es completamente estable en las múltiples y variadas posiciones requeridas durante los ejercicios de las técnicas de ballet.

La estabilización del tronco corresponde a los músculos extensores de la columna, los largos músculos de la espalda asistidos por los músculos cortos entre las vértebras individuales, y los músculos flexores del tronco que se componen en gran medida por los músculos abdominales.
El tronco se equilibra sobre las extremidades inferiores; consiguiendo esto con el equilibrio entre músculos extensores de la cadera - glúteos - y los músculos flexores de la cadera, juntos controlan la inclinación de la pelvis
.
En la mayoría de los bailarines suele haber cierto grado de hiperextensión de las rodillas que varía de leve a muy acusado, y en estos casos, las rodillas se tiene que estabilizar en una postura neutra mediante contracciones de los músculos cuadriceps e isquiotibiales.
Por debajo de la rodilla, la estabilidad depende de una interacción constante entre los músculos surales que generan flexión plantar del pie - movimiento de hacer punta con el pie - y los músculos de la cara anterior de la pierna que causan flexión dorsal del pie. En el mismo pie, los músculos intrínsecos mantienen los arcos longitudinal y transverso, así como la postura general del pie.



Por desgracia y en demasiada frecuencia, el ajuste de la línea del centro de gravedad se produce de forma totalmente incorrecta y la postura extraña sigue sin corregirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario