martes, 30 de octubre de 2012

UN PLIÉ MÁS PROFUNDO CON EL SUELO PÉLVICO


El plié es un movimiento básico dentro del entrenamiento de la danza, el plié actúa como muelle para mover el tronco en dirección vertical o para propulsarlo.Los pliés se ejecutan al principio y al final de la mayoría de los pasos de danza.El plié es un estupendo ejercicio de acondicionamiento para los músculos de las piernas, suelo pélvico y columna lumbar.Un suelo pélvico coordinado facilita que haya un plié flexible y bien alineado.

Ejercicio:

1º.- Concéntrate en la acción de las tuberosidades isquiáticas mientras te mueves hacia abajo en plié en segunda posición.Puedes notar que estas se separan ligeramente mientras los músculos del suelo pélvico actúan alargándose y el cóccix se mueve simultáneamente hacia atrás

2º.- Durante el movimiento de elevación, imagina las tuberosidades convergiendo mientras los músculos actúan acortándose y el cóccix se mueve simultáneamente hacia delante.

3º.- Si realizas el movimiento opuesto, notarás cómo interfiere el suelo pélvico en el alineamiento.Intenta moverte hacia bajo en un plié mientras tensas el suelo pélvico. Esta tensión conlleva un doloroso empuje hacia delante de las rodillas; la única solución ahora es empujar las rodillas hacia atrás para alinearlas, lo cual causa mucha tensión o incluso dolor de cadera.
Cuando un bailarín envuelve su pelvis tensando su suelo pélvico para alinearlo, está de hecho alejando sus piernas del alineamiento. Si mantienes las tuberosidades isquiáticas separadas y el cóccix hacia tras cuando estiras las piernas mientras te mueves hacia arriba desde un plié profundo, la columna vertebral se arquea.

4º.- Realiza el plié varias veces más con la coordinación correcta:
 al acción excéntrica de los músculos que permite a las tuberosidades separarse mientras bajas, con el cóccix balanceándose hacia atrás y la acción concéntrica de los músculos con las tuberosidades moviéndose para juntarse y el extremo balanceándose hacia delante mientras subes.
Visualiza sólo el movimiento correcto de los huesos y músculos para reforzar la acción, pero no exageres en el movimiento.

5º.- Imagina el suelo pélvico como si se tratase de una alfombra voladora que te hace descender y te eleva en un plié.

6º.- Cuando realices un plié con un port de bras como acompañamiento, imagina que el movimiento del brazo se inicia desde el suelo pélvico. Deja que la pelvis se mueva un poco antes que los brazos.

7º.- Si piensas en el suelo pélvico y en los pies separándose mientras realizas el plié, ganarás flexibilidad en las articulaciones de las piernas.



Cómo ya hemos visto con anterioridad, los músculos del suelo pélvico actúan excentricamente en la bajada del plié. Los músculos están equilibrados por otro grupo de músculos, el abdominal transverso y los músculos lumbares se oponen a la acción de los músculos del suelo pélvico. El recto abdominal refleja los cambios de longitud de los músculos del suelo pélvico al hacer el plié.- Si equilibramos estos músculos opuestos al suelo pélvico, creamos una fuerza y alineación superior al movernos.
Si tanto los músculos del suelo pélvico como del abdominal transverso trabajan en equilibrio, tendrás un buen alineamiento pélvico con libertad en la cadera. Cada plié constituye un entrenamiento dinámico de los músculos del suelo pélvico y profundos del abdomen.
Si trabajas manteniendo la pelvis alienada al contraer los abdominales, lo único que conseguirás es bloquear la acción de giro de las mitades pélvicas, porque sostienes la espina ilíaca anterosuperior en una posición fija, lo que como consecuencia frena el movimiento del sacro e impide los movimientos de la cadera.
Al anular el movimiento natural de los huesos se provoca una presión sobre las articulaciones de la cadera; ésta es una de las razones por las que muchos bailarines sienten rigidez y tensión en la cadera y no logran alargarse tanto como quieren. No se debe a una sobrecarga muscular, sino a una falta de información sobre cómo crear un equilibrio dinámico y fuerza en el plié activando y alineando el suelo pélvico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario